domingo, 8 de noviembre de 2009

El telescopio transportable (ST120)

La compra de un instrumento de este tipo se debió a tres motivos fundamentales:

1- Hay objetos de cielo profundo particularmente grandes (el Velo, Norteamérica, M24) que requieren de un instrumento capaz de ofrecer un campo grande. Mi criterio personal al respecto consiste en que el telescopio debe ofrecer 3º de campo, que es lo adecuado para meter el Velo completo, y además debe ofrecer unas imágenes estelares aceptables a lo largo de ese campo. Es cierto que la mayoría de objetos de cielo profundo son de menos de 1º de diámetro, pero objetos mayores existen, y se agradece contar con un telescopio capaz de ofrecer 3º de campo. Como digo, es un criterio personal.

2- Por otro lado, observar el sol con un telescopio de diámetro grande no me parece una gran idea, así que también me interesaba un instrumento mediano, capaz de ofrecer un buen nivel de detalle en el sol, pero sin una gran abertura.

3- Por último, la idea es que el telescopio fuese transportable, término bastante difuso, pero que en mi caso significa que entre cómodamente en el maletero del coche y sea fácil de montar por una persona. Dado que el telescopio también serviría para observaciones rápidas, un refractor era interesante, pues no tardan tanto en aclimatarse a la temperatura ambiente como los reflectores.

Al final, opté por el ST120 chino, un refractor acromático de 120mm de diámetro y 600mm de focal (f/5), y por tanto con un cromatismo elevado. En su momento venía con la EQ5 china, y también compré los motores de seguimiento.

12cm-Nagler22

He aquí el telescopio en su apariencia original. Por supuesto, el telescopio es perfectamente capaz de ofrecer más de 3º de campo, pues si uno se molesta en comprobarlo, con 600mm de focal y un ocular de dos pulgadas el telescopio llega a 4.4º de campo máximo. No obstante, es necesario contar con los oculares apropiados, así que en primer lugar necesitaba un ocular de dos pulgadas, a ser posible económico. Dicho ocular tendría que tener una focal de 35mm o menos (para que la pupila de salida fuese de 7mm o menor y así usar plenamente la abertura del telescopio) y ofrecer imágenes razonables sobre 3º de campo. Al final opté por el Konig 32mm 2”, que ofrece 3.2º de campo en este telescopio. Al final acabé con el juego de oculares que comentaba en la entrada sobre el C9.25, que vienen a ofrecer el siguiente juego de aumentos:

Ocular Aumentos Campo sobre el cielo Pupila de salida
Konig MK70 40mm 15x 4.4º 8.0mm
Konig 32mm 2” 19x 3.2º 6.4mm
Nagler T4 22mm 27x 3.0º 4.4mm
Nagler T4 17mm 35x 2.3º 3.4mm
Nagler T6 13mm 46x 1.7º 2.6mm
Radian 10mm 60x 1.0º 2.0mm
Radian 8mm 75x 48’arco 1.6mm
Radian 6mm 100x 36’arco 1.2mm
Radian 5mm 120x 30’arco 1.0mm
Radian 8mm 2x 150x 24’arco 0.8mm
Radian 6mm 2x 200x 18’arco 0.6mm
Radian 5mm 2x 240x 15’arco 0.5mm

Aunque en la práctica los aumentos usados son menos. El MK70 tiene una pupila de salida excesiva, pero los 4.4º de campo con más de 4º de estrellas prácticamente puntuales hasta el borde son interesantes en algunas ocasiones, así que tiene su uso. El Konig 32 mantiene buenas prestaciones sobre unos 3º de campo, así que es el ocular ideal de mínimo aumento y máximo campo en este telescopio (salvo en las ocasiones donde interesa bajar al MK70). A partir de ahí, el ocular más usado con diferencia es el Nagler 17, que ofrece imágenes perfectas de borde a borde, y por tanto los 2.3º son usables, y pese a todo ya permite una buena magnitud límite en galaxias (más de la 13.5 desde Izaña). A partir de ahí, depende de la noche y del objeto observado. El par habitual de oculares para aumentos altos en cielo profundo suelen ser el Radian 10 y el Radian 6 (60x y 100x respectivamente), pero cuando las condiciones o el objeto lo aconsejan uso como par alternativo el Radian 8 y el Radian 5 (75x y 120x). Por supuesto, 120x máximo en cielo profundo es un aumento muy escaso, sobre todo teniendo en cuenta que el ST120 desde Izaña viene a rendir como un 20cm en la península, así que cuando es necesaria más resolución angular (globulares y planetarias, sobre todo) empleo el Radian 6 con barlow, 200x. Cuando quiero observar planetas o dobles suelo emplear los mismos 200x del Radian 6 con barlow, o los 240x del Radian 5 con barlow. Este telescopio en concreto tiene una óptica aceptable, con una corrección de aberración esférica rondando lambda/4 en foco, por lo que, aunque con abundante cromatismo, ofrece imágenes detalladas y más que decentes a 240x, lo que es una rareza dentro de los acromáticos de foco corto, que suelen estar limitados a unos 150x o así.

Para evitar algo la molestia del cromatismo compré el Baader Fringe Killer. En este telescopio no llega a eliminar el cromatismo visible al completo, sino que más bien lo reduce a la mitad. También introduce un leve matiz amarillento a la imagen, pero a cambio se gana algo de contraste, y como el filtro tiene una transmisión excelente, también resulta útil en cielo profundo, para mejorar algo la puntiformidad estelar y el contraste con el fondo. No es un filtro nebular, simplemente al eliminar buena parte del halo cromático desenfocado, sin afectar apenas a la imagen bien enfocada, mejora algo el contraste y el aspecto de las imágenes de cielo profundo. Por tanto, al principio de la observación suelo roscar este filtro al diagonal, y ahí queda toda la noche.

Como comentaba, también me interesa la observación solar, así que compré un filtro de Kendrick, basado en la lámina solar de Baader y que permite trabajar con la abertura completa del telescopio, lo que permite resolver detalles de aproximadamente un segundo de arco en el sol. El filtro da un aspecto blanco sucio al disco solar, así que para ello compré un filtro amarillo, de manera que el sol tuviese un aspecto más estético (y de paso, al trabajar en longitudes de onda largas, el seeing fuese algo mejor). Fotográficamente es cierto que el filtro da un sol amarillo excelente, pero visualmente queda amarillo-verdoso, que no es lo que me imaginaba ;-) Por ese motivo compré el #21 Naranja, para tener un sol “decente”.

Kendrik

Desgraciadamente, la HEQ5 decidió pasar a mejor vida, así que tuve que reemplazarla. Ya de puestos, opté por la HEQ5-PRO, que tiene mejor capacidad de carga (13kg nominales frente a los 10kg que ahora dan para las EQ5 y similares), GOTO (que ayuda a la productividad) y que no es mucho más complicada de llevar. El cabezal de la HEQ5 pesa 11kg, y el trípode 6kg, por los 7kg del cabezal de la EQ5 y los 2kg mal contados del trípode (pues mi EQ5 fue de las primeras, con ese horrible trípode de aluminio que la única cosa buena que tenía es que pesa poco), pero pese a todo la puedo llevar y montar cómodamente yo solo.

ST120-HEQ5-PRO

Aquí está el ST120 sobre su nueva montura, que queda hasta bonito. La montura es de finales del 2008, y tiene unos toques de atención interesantes. Se mueve realmente suave sobre los ejes, así que parece que los chinos han abandonado la grasa adhesiva en estas monturas, y el mando pertenece a la tercera versión del Synscan, que cuenta con un modo pseudo-sync sobre el cielo (PAE) y además permite actualizarlo.

LX200_vs_Synscan_5

El mando, junto con el Nagler 13 para tener una referencia de la escala. Como se puede ver, tiene teclas de acceso directo a los principales catálogos, lo que me parece particularmente cómodo, y sobre el cielo funciona bastante mejor que los mandos de la versión dos. Habitualmente el error de puntería ronda los 15-20 minutos de arco, con errores máximos que rondan el doble; no parece gran cosa, pero he visto errores de más de 2º en los Synscan v2. La precisión es más que suficiente para este telescopio, que cuenta con 2.3º con el Nagler 17, y aceptable para el C9.25 (Nagler 22 para búsquedas, con 46’ de campo).

Byes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada